domingo, 13 de julio de 2014

Alejandro Nores Martínez

Nació en Córdoba en 1920 y murió en 1979. Abogado y funcionario judicial. Sus sátiras burlescas de situaciones históricas y personajes destacados de la ciudad se han incorporado a la tradición oral de la literatura cordobesa en forma de “ovillejos”, que aparecían en los diarios locales. Su crítica se dirige a la clase oligárquica, provinciana y patriarcal desde el
seno mismo de este sector social ilustrado al que perteneció. Paralelamente, con menos éxito y divulgación, desarrolló una intensa labor poética.
Publicaciones: Sonetos de luna y sol; Versos de los veinte años; Sonetos del buen amor (1962), Poemas de vida; Permanencia amada (1948), Poemas de soledad; Poesía (1961), entre otros.

a........................................................................................................................b

VERSOS DE LOS VEINTE AÑOS

Editorial Assandri, Córdoba.

En Silencio

Te aguardaré en silencio, con los ojos
fijos sobre las curvas del camino.
Y cuando vuelvas, sin que nadie escuche
te contaré en secreto mi cariño.
Sabrás todo el dolor de mi tristeza.
Sabrás todo el amor de mi lirismo.
Y, como los hermanos de los cuentos,
caminaremos de la mano asidos.
Viajaremos así, serenamente,
en el silencio de la noche unidos,
como dos estrellitas luminosas
en la bóveda azul del infinito.
Viajaremos a oscuras, sin que nadie
sepa de nuestro incógnito cariño.
Será todo silencio mi tristeza,
será todo misterio tu lirismo.
Viajaremos así, la luna blanca,
porque no tropecemos en los riscos,
pondrá un poco de luz sobre tus ojos
y otro poco de luz sobre el camino.

a.............................................................................................................................b

Epitafio

No hablemos de un amor que se ha extinguido.
¿Por tu culpa o la mía? ¡Nada importa¡
Es ya tan largo el tramo recorrido
y la vida romántica tan corta!.
No hablemos más; de aquellos que me diste
rosas de amor, sólo el recuerdo llevo.
Ya sobre el cádiz de mi vida triste
no volverán a perfumar de nuevo.
Recién hoy, cuando buscas mi cariño,
te sorprendes al ver que apenas arde:
¿Acaso ignoras que el amor del niño
como tiene mañana tiene tarde?
En el jardín de mis amores muertos
sólo hallarás las sombras del ocaso;
La caravana cruza los desiertos
y borran las huellas de su paso.
No hablemos más, que tu cariño triste
se aleje para siempre de mi vida,
y aquellas rosas blancas que me diste
perfumen tu recuerdo y esta herida.

a..............................................................................................................................b

Palabras para mi álbum de Fotografías

Álbum de viejas láminas que llevas
por corazón el palpitar de un tiempo.
Álbum, amigo viejo que a mi oído
susurras tus palabras de misterio,
y que llenas de láminas las manos
y el corazón de aromas y recuerdos.
Álbum, vieja alcancía,
donde he guardado todo mi dinero,
(mi fortuna de abriles, así dicen
que es oro el tiempo)
Yo quisiera guardar en tus imágenes,
como guardo en tu domo tanto precio,
con el perfume de las cosas viejas,
el aroma sublime del recuerdo…

a..............................................................................................................................................b


Amada Permanencia

Siento tu vida en mí, siento la esencia
de tu férvida voz a mi verso,
y la armonía azul de tu universo
en la razón causal de mi existencia.
Llevo en mi ser tu vieja permanencia
de angustia y fe, mi corazón disperso
halla en la paz de tu camino terso
la unidad de mi amor con tu presencia.
Vida que eres espíritu y sendero;
para el ocaso de mi tiempo quiero
tus manos suavizando mis cadenas;
Y entretanto, vivir pausadamente,
escuchando los tumbos del torrente
que desliza tu amor bajo mis venas.

a.............................................................................................................................b

AMADA PERMANENCIA

Resurrección

Este llevar el cuerpo desgarrado,
los brazos muertos y el mirar vencido:
esta angustia de ser y haber nacido
y tener que morir y ser juzgado.
Culpa ha sido, tal vez, de haber amado
el barro humano más de lo debido
y no saber que lo que fue perdido
vuelve en ángel guardián transfigurado.
Alma: alégrate ya, que has conseguido
quien abogue por ti de tu pecado
con la ley del perdón y del olvido.
Cuerpo: yérguete al fin sobre el pasado.
Que otra vez hay temblores en tu nido
y quien clama ¡ hijo mío¡ está a tu lado.

a.............................................................................................................................b

SONETOS DEL BUEN AMOR

Vida

Nacer con un dolor y una esperanza.
Sufrir como ninguno haya sufrido.
Amar hasta vencer o ser vencido
y ser un punto más en lontananza.
Luego morir como quien nada alcanza
después de haberlo todo merecido
y asistir pesaroso y confundido
a la gravitación de la balanza.
Toda una vida de oro derrochada
con precipitación de cascada
sobre el abismo de la realidad.
Para ser al final de la existencia,
alma no más, ansiosa de sentencia,
sola y desnuda ante la eternidad.

a.............................................................................................................................b

Definiciones

Ser poeta es buscar sobre la huella
eso que nadie busca ni presiente,
y recibir el golpe, humildemente,
con que la torpe realidad nos mella.
Ser poeta es amar en forma bella
la luz, la planta, el pájaro, la fuente,
y llevar en el medio de la frente
la ambición de ser dueño de una estrella.
Ser un tanto bohemio y otra tanto,
práctico y simple, visionario y santo.
Detenerse a mirar las golondrinas.
Gozar de lo mejor de cada cosa,
y apretar en las manos una rosa
sin sentir el dolor de las espinas.

a.............................................................................................................................b

POEMAS DE SOLEDAD

Cuando tu vuelvas

¡Cuando tú vuelas a mi vida, cuánto
verso de amor en esta primavera¡
¡Cuánto dulce reproche por la espera¡
¡Cuánta loca emoción de risa y llanto¡
Cuanto tú vuelvas, renovado encanto
mis amores tendrán y mi quimera.
Será verdad la dicha pasajera
y el secreto de haber amado tanto.
La angustia de despertar mata mi pena
y esta carne que a vida me condena,
la soledad del tiempo desafía.
Cuando regreses como ayer, de frente,
yo volveré a ser tuyo eternamente
y tú serás eternamente mía¡

a.............................................................................................................................b

Allí Estabas…

Te he buscado en la selva de la noche
y en los claveles cárdenos del alba,
te he buscado en la cruz de los caminos,
¡ y no estabas, Amada¡
Te he buscado en el fondo de las cosas,
en el número, el tiempo y la distancia.
Te he buscado en la recta de los astros,
¡y no estabas, Amada¡
Pero cerré mis ojos de agua y tierra
bajándome a los sótanos del alma,
y en la tibia prisión de mis arterias,
¡Allí estabas, Amada¡

a.............................................................................................................................b

SÁTIRAS

Recopilación atribuida al autor, sin editar

A dos estatuas

En el Boulevard San Juan
Dalmacio, bien arropado
y un indio desabrigado
en dos estatuas están.
Hacia el hermoso gabán
tiende los brazos con brío
el indio, y, Dalmacio mío
le suplica de este modo,
préstame tu sobretodo
porque me cago de frío.

a.............................................................................................................................b


2 comentarios:

  1. Poeta de gran calidad humana e intelectual, a todas luces admirable!!!

    ResponderEliminar